Feeds:
Entradas
Comentarios

A otros mundos

holygrail

holygrail

Mudos campanarios

de torres huecas.

Atrios abandonados

paredes de cal, secas.

Aristas afiladas

en los cielos de la catedral

de vigilantes gárgolas

estáticas

silenciosas

viejas.

Mundos perdídos

horizontes rotos

valles cubiertos de nieve

en invierno

donde lobos hambrientos

pastorean ovejas ingenuas.

Monasterios de piedra

muros de hiedra

oraciones que mienten

mentiras que queman.

Dónde estás Señor

de las fuentes y hogueras

dónde estás Espíritu

de los lagos y calderas

a dónde va el destino

y las promesas más sinceras

dónde están tus manos

y tu corazón, si es que tal vez lo tengas.

Dónde estás

quien quiera que seas

¿Por qué no has vuelto?

¡Pronto, regresa!

Francisco Vila (“Quién quiera que seas”, poema. A Coruña 2005)

William Bouguereau (La Rochelle, 1825-1905)

William Bouguereau (La Rochelle, 1825-1905)

Luz crepuscular de los sueños

Luz crepuscular de los sueños

invertebrados senderos que van al mar

soplo, aliento de vida

susurro que de tu garganta emana

fuente del deseo

ansiedad que me parte el alma

rueda por la pendiente

como el guijarro que escupe la montaña.

Perfil dormido

que el corazón dispara.

Muero

sintiendo como la vida

de mi pecho escapa.

Deseo olvidar tu pelo

perdiéndose en el viento

y tu mirada altiva

y tu mirada triste

perdiéndose en la brisa.

Deseo recordar tus besos

ocultándose en mis besos

y tu aliento fresco

suspirando amor

entre jadeo y jadeo.

Interminable estepa castellana

tierra convertida en duna

espejismo de luces

que se aleja veloz perdiéndose en las sombras.

Quimera escondida en la noche

tras un millón de estrellas, mil galaxias

y una voz que me llama

ecos de sirena en tierra extraña.

Te vas sueño imposible

huyes

vuelas

desapareces en la nada.

Francisco Vila. A Coruña, Octubre 2008

A un sueño

William Bouguereau (La Rochelle-France, 1825-1905)

William Bouguereau (La Rochelle-France, 1825-1905)

Creí verte asomada

transparentando la luna

el perfil de tu cuerpo

y tú, vuelta hacia mí, sonriendo

cómplice de mis miradas

cómplice de mis deseos.

Hoy sé que no estás

que te has ido

hoy sé que, en realidad, eras un sueño

fuiste, simplemente, una ilusión

que comenzó, ilusa, en una orilla

junto al mar de los deseos.

Francisco Vila (“SIEMPRE, es un Adverbio de Tiempo”, poemas. A Coruña, 2002)

Springtime. Pierre-Auguste Cot (1837-1883)

Springtime. Pierre-Auguste Cot (1837-1883)

Decidme

dónde está la llama

que ilumina las ideas y las templa

dónde está el fuego

que culmina en ascuas los deseos

dónde está la vida

que a la muerte compensa en exceso.


Decidme

y al Amor quién lo compensa

quién lo culmina, quién lo ilumina

quién ama al Amor más que a la vida

Quién

Quién ama al Amor más que el poeta.

Francisco Vila  “Las Cárceles del Viento”, A Coruña 2004)

dicksee_sir_frank_the_mirror

Sir Frank Dicksee (The mirror)

Te miré a los ojos


Te miré a los ojos

quise ver más allá

de cuanto veo.


Quise ver tus pensamientos

tus deseos más ocultos.


Quise sufrir tus penas

y reír tus alegrías.


Quise llorar tus tristezas

y gozar con tus delirios.


Quise ser tu amante

de una noche

y tu amado de mil días.


Te miré a los ojos

inundados de amargura

el dolor desbordaba ya tus fuerzas.


Quise gritar en silencio

tus angustias.


Quise ayudar al aire

a refrescar tu mente y tus ideas.


Quise decirte

repetir los días

que mi fuerza era tu fuerza.


Quise extender mi mano

en tu cuerpo y en mi cuerpo.


Te miré a los ojos

enloquecidos de sueño

por un sueño.


Quise besar tus labios

ardientes

ardiendo.


Quise besar tu vientre

cálido

y caliente.


Quise besar tus pechos

templados

y turgentes.


Quise besar tus ojos

asustados

y pacientes.


Te miré a los ojos

y vi el deseo desbordarse en nueve olas

olas de espuma blanca

sobre la arena sedienta.

(Francisco Vila. “SIEMPRE es un adverbio, de Tiempo”, libro de poemas. A Coruña 2002)

Dicen…

lawrencealma_tadema_hero_1898large1Dicen…

Dicen que en el olvido

las distancias aumentan.

Recuerda los instantes

y se volverán eternos.

(Francisco Vila. “El Lenguaje Sutil”, libro de poemas. A Coruña, 2006)

in_the_tepidarium3Quiero comenzar esta nueva etapa en el blog con una serie de poemas propios, respaldados y acompañados por el arte en la pintura de reconocidos y recuperados pintores, como en este caso Sir Lawrence Alma-Tadema. Creo que es una pintura que se adapta perfectamente al espíritu y al deseo de mis pobres versos. Al mismo tiempo desearía abrir una pequeña puerta a la noticia y comentario que en cualquier momento y medio me pueda sorprender, y pueda servir como canal de debate. Este último proyecto, no deja de ser un proyecto y como tal probaremos a ver que sale.

Se oía un piano


Se oía un piano

desgarrar sus notas

se oía un violín

haciendo vibrar al viento

se escuchaba un gemido

en la oscuridad del silencio

de una noche

sin luna ni estrellas, ciega.

Era el llanto lejano

de una despedida anunciada.

Adiós candor

adiós inocencia absurda

y despechada.

Adiós a unas manos

de suaves caricias y mágicos abrazos.

Adiós al calor de tu cuerpo

en mi cuerpo

de tu cara en mi cara

de tu más íntimo deseo

resguardando en mi boca

la humedad más sedienta

que tus jadeos reclaman.

(Francisco Vila. A Coruña, Noviembre 2008)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.