Feeds:
Entradas
Comentarios

Exponiendo arte.

A partir de los próximos días continuarán apareciendo en este blog, una serie de obras de arte, tanto de pintura, como de escultura, como de fotografía, si alguien se anima, acompañadas siempre por un pie poético de unos pocos versos o de no tan pocos, así como le parezca al autor. Y un breve comentario, que no será nunca de crítica artística, puesto que no es mi intención, ni lo haré en ese sentido. Simplemente será un apoyo a la exposición de obras, que es un idea que se me ocurrió hace tiempo y que a partir de este momento pongo en practica. Pretendo que este blog sea una Sala de Exposiciones de pintura, escultura y fotografía, como tres formas de expresión del Arte unidas y cohesionadas por una cuarta que es la poesía, que en este caso y en un principio la aporto yo, únicamente. Los artistas que irán aportando obras son amigos míos, pero todo aquel que esté interesado en aparecer en esta Sala de Exposiciones puede hacerlo simplemente enviándome un E-mail a mi correo (eduar.vila@gmail.com) explicándome qué es lo que le interesaría exponer (sin coste alguno). Debo avisar y advertir, que si la idea funciona, se mantendrá y si no funciona seguiré como hasta ahora. Y ¡Aquí paz y después gloria! Y todos tan amigos. Un saludo.
Anuncios

Cuando algo se muere…

Dicen que cuando algo se muere, algo se acaba. Se produce un vacío. Lo que estaba deja de estar, desaparece , se origina un hueco, la nada. Creo que no es así. Cuando algo se muere, algo se modifica, cambia, se transforma, se rellena inmediatamente el espacio vacío, quizás porque nunca estuvo vacío. Hace unos días, el 11 de abril para ser más exactos, ha fallecido mi madre. Nada se ha acabado, aquí seguimos estando sus hijos, sus nietos, y todos formamos parte de ella. Nada se ha acabado. No se produce un vacío, nosotros lo llenamos, y con creces. Nada deja de estar. Siempre estará con nosotros y en nosotros. Nunca será nada, porque para algo somos nosotros. Simplemente se ha transformado. Como la oruga que se transforma en crisálida y después en mariposa. Simple y llanamente se ha metamorfoseado en todos nosotros, en todos los que de ella venimos.


En silencio

En silencio
con sólo el murmullo del viento
estuve contigo en silencio
Con la vista puesta en el azul del cielo
me mirabas en silencio
Con una lágrima camino del mar inmenso
lloramos en silencio
Quise decirte ¡Adiós! y me fui
me fui en silencio
sin decirte ¡Hoy no puedo!
¡Volveré otra vez!
a estar contigo otra vez
y otra vez y siempre
Nunca me fui Mamá, nunca,
ni me quise ir
Y cuando te hayas ido
estaré contigo siempre
y para siempre
en mi silencio.

Francisco Vila

[“En silencio” (Tempus fugit) A Coruña, Abril 2008]

Qué más decir, simplemente otro día.


Aquí estaré cuando vuelvan

Dónde están las verdades del tiempo
dónde los augurios del viento
a dónde van las imágenes
los sonidos y los sentimientos.
De repente lo que fue, lo más grande
lo más cierto
se convierte, lo convierte la memoria
en lo más incierto.
Un mundo de brumas lo envuelve todo
lo aísla, lo borra
lo pienso y miento.
Me miento a mi mismo
le miento al tiempo
a los días de invierno
a los murmullos
y al cielo.
A los besos escondidos
a la vergüenza, al descaro
y al amor ciego.
Dónde están las verdades
las mentiras
los gritos y el silencio.
Dónde están los sueños
convertidos en pesadillas
de locuras y de miedos.
Dónde está la luz
la oscuridad y el cielo
dónde las estrellas
a dónde fueron
los amigos, los cigarrillos
la música
y los exámenes de Febrero.
Dónde están las excursiones
la misa del domingo
los viajes a la playa en el autobús
sobre el techo
y la vuelta en el tren
con la toalla, el bañador
y los restos del almuerzo.
Dónde están los recuerdos
a dónde han ido
se escaparon
simplemente huyeron
como el temple, el orgullo
la resistencia y el denuedo.
La sonrisa ha perdido el sentido
y los abrazos y los besos
olvidaron el cariño, las caricias
y el desvelo.
A la espera del retorno
de los días y los sueños
me duermo en un rincón
del salón de los desprecios
olvidado del destino, de la playa
y de los juegos.
Aquí estaré cuando vuelvan
me reclamen y me aleje
cabalgando en las alas de Pegaso
hacia el universo mágico de la Hipocrene.

Francisco Vila (“Estación de tránsito”. A Coruña, Diciembre 2005)

Un día

Hay días en los que el humor, la imaginación, la creatividad y todo lo positivo brilla por su ausencia. Hay días en los que sientes como si una mano invisible te oprimiese el pecho y una profunda ansiedad invadiese hasta el último rincón de tu cuerpo. Unos le llaman depresión; otros, mini depresión; otros, la edad; otros, el tiempo. Unos lo superan con voluntad y tiempo; otros lo consiguen, con tiempo y paciencia; otros le echan paciencia y pasan de todo. Hoy es un día de esos y lo peor de todo es que la voluntad, el tiempo y la paciencia también empiezan a brillar por su ausencia. Esperemos que mañana sea otro día, distinto, a ser posible. Y, finalmente, me decida a pasar de todo.


Recogeré en mis manos
todos los mares del mundo.

Rodearé con mis brazos

todas las estrellas del universo.

Besaré con mis labios

todo el amor infinito.

Y sin embargo

no lograré ser felíz…


Francisco Vila (“Ebernach”. A Coruña 2002)



F. Vila “Siempre” 1.984
Óleo (32×24)

Osado es el que lo intenta. Y si no lo intenta, la osadía se convierte en ignorancia. Y el ignorante desconoce su valía y se convierte en osado al despreciar la ocasión de salir de su ignorancia.

Quiero ver el fin, mar
y no puedo.

Francisco Vila ( De “Mar de misterios”. A Coruña, Julio 2005)

¿Habrá mares en el infinito? Mares de estrellas, mares de sombras. ¿Habrá ríos? Ríos de luz o ríos obscuros. Tal vez haya lagos, lagos en la nada.

Huiré…

Huiré hacia el infinito
arrastrando al cielo y las estrellas

y al llegar al borde del abismo,

cuando el fin se quede sin finito

la luz de las estrellas marcará mis pasos

convirtiendo en nubes mis huellas en el cielo.

Allí estaré yo
soportando los recuerdos en la nada.
Allí estaré yo, solo,

inundando de risas y sonrisas el misterio
de los limites del espacio, de la luz,

de las sombras

y de el beso.

Francisco Vila (“Huiré…”. A Coruña, Febrero 2008)

A un Lago

Lago Teixeira (Lugo)

Lago de mis días…

Lago de mansas aguas.
Aguas de mansos ríos.

Ríos que al lago preñan
de aguas

de aguas mansas y tranquilas.

Lago con islas pequeñas.
Islas de tierras bajas.

Tierras de costas suaves

donde las hierbas se bañan.

Lago de mansas aguas
lago de islas pequeñas

donde el olvido se pierde

y el recuerdo amable se refleja.

Lago de mis días tranquilos
de mis prisas y mi calma.

Lago a donde siempre acudo

a calmar mi sed

a aliviar mis ansias.

Hoy estoy aquí, Lago, junto a ti
frente al espejo de nubes
donde el sol descansa
¿Bañaran tus cálidas aguas
mis frías manos,
otra vez,
quizás, mañana?

(Francisco Vila. “Lago de mis días…” A Coruña, Febrero 2008)